placeholder
header

home | Archive | analysis | videos | data | weblog

placeholder
news in other languages:
placeholder
Editorials in English
fr
Editorials in Spanish
esp
Editorials in Italian
ita
Editorials in German
de

placeholder

Hugo Chávez, droga y elecciones mexicanas

Por Raúl Tortolero

Los Angeles, CA, USA. 17.04.06 | ¿Qué tipo de propaganda cree que hace a su revolución bolivariana el comandante Hugo Chávez permitiendo en innumerables ocasiones que gordos cargamentos de droga salgan como si nada de Venezuela hacia México? Con eso, además, no va a ayudar mucho, como quisiera, a Andrés Manuel López Obrador en su búsqueda de la presidencia.

Chávez, en su eterno y primaveral afán de querer ser a toda costa el líder indiscutible de todas las izquierdas latinoamericanas, no entiendo de qué forma intenta ayudar al candidato perredista dejando embarcar desde los confines de su presunto bolivarismo –pragmático y poco ético- inocultables cargamentos de cocaína, heroína -y armas- hacia México, ya sea en forma asociada presuntamente con las FARC o por su propia cuenta.

No ha sido una sola vez, sino muchas, las que cargamentos de droga procedentes de Venezuela son detenidos en nuestro país. Unas trascendieron a la prensa, otras no. La más reciente, fue el pasado martes 11 de abril, cuando fueron aseguradas por el Ejército en el aeropuerto de Ciudad del Carmen, Campeche -una región al sur de México- cinco y media (5½) toneladas de cocaína que venían en un avión de pasajeros DC-9 desde Caracas. Un avión de pasajeros muy especial, tal vez sea con estilo bolivariano: no tenía pasajeros. Sólo valijas. Esas sí, muy cargadas. Qué cosa tan rara. Una revolución tan chavista como acuciosa, tan puntillosa, pasando por alto sucesos tan graves. Una revolución que ayuda a los viejitos mexicanos en sus problemas oculares, tan filantrópica, tan amable. Permite la entrada de tanto veneno, campantemente, y justo en un momento electoral delicado en México y cuando ambos gobiernos tienen tantos problemas.

La Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) informó en su momento que se trataba del envío más relevante de los últimos años por vía aérea. El avión pretendía llegar a Toluca, una ciudad cercana a la capital mexicana. El estupefaciente –valuado en más de 100 millones de dólares-, había sido ocultado en 128 maletas, especificó por su parte la Procuraduría General de la República.

Notas periodísticas posteriores consignaban que el subprocurador José Luis Santiago Vasconcelos hizo referencia de que otro avión, un Falcon, de bandera mexicana (matrícula XB-IYK), estaba relacionado con el caso. Habría salido del aeropuerto internacional de Toluca y era pilotado por Fernando Poot Pérez, quien llegó al aeropuerto de Campeche y cubrió el costo de los trámites “para una extensión de servicios de emergencia para un avión tipo DC-9 que llegaría el lunes”. Ese aterrizaje era del avión que partió de Venezuela.

Otro hecho de drogas ocurrió el mismo día. La Agencia Federal de Investigación (AFI) aprehendió en el aeropuerto de la ciudad de México a Moisés Martín Castillo, un empleado administrativo del Gobierno del Distrito Federal, quien venía de Caracas con 3.9 kilos de heroína pegados al cuerpo. La Interpol habría reportado esto a México, tras haber capturado a su hermano Samuel Castillo, quien también trasladaba estupefacientes.

Para el líder nacional del PAN (derecha), Manuel Espino, estos eventos de droga relacionados con Venezuela y gente del gobierno que hasta hace unos meses presidía López Obrador, son, dijo, una señal muy clara de que ocurren cosas muy graves. “En media campaña pasan este tipo de incidentes y simplemente nos dan la razón cuando hemos pedido a las autoridades que se investigue, porque es muy extraño que un funcionario capitalino ahora aparezca inmiscuido en la recepción de una carga tan fuerte de cocaína proveniente del aeropuerto de Maiquetía en Venezuela y nos parece muy extraño que en un aeropuerto tan cuidado por el gobierno de Venezuela, salga con toda tranquilidad un avión cargado con esas maletas llenas de cocaína”. Entonces –agregó-, “creo que ahí hay razón para seguirse preocupando por el vínculo que pudiera haber entre el gobierno de Venezuela y la campaña de Andrés Manuel y el financiamiento de la campaña del candidato del PRD”.

Cuando el equipo de prensa de su propio partido le pregunta qué pasa con la seguridad mexicana, el protagonista blanquiazul responde que “lo bueno es que se detectó el avión, está localizado, lo preocupante es cómo es que se le permitió salir del aeropuerto de procedencia”.

Pero esto no es todo. El pasado 15 de noviembre de 2005, el principal fiscal antidrogas, como se le conoce en el extranjero a este hombre, Noe Ramírez Mandujano, titular de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra la Salud, aseguró que casi todos los embarcos interceptados en los aeropuertos mexicanos provienen de Caracas. Ramírez en esa ocasión dijo que tal vez esto se debía al personal venezolano corrupto en los aeropuertos, que podría ser el culpable. Lo puso en estos términos: "Efectivamente puede haber algunos empleados desleales, como en todas partes, que dejan pasar valijas sin ser inspeccionadas".

El seguimiento a la llegada de las 5.5 toneladas de cocaína ha incluído en los último días investigaciones sobre si las FARC están implicadas en su envío. "Estamos examinando ésa y otras líneas de investigación", dijo por su parte a la agencia EFE un funcionario de la vicefiscalía mexicana contra el narcotráfico. La fuente, que solicitó el anonimato, añadió que también se investiga si los pilotos mexicanos Fernando Poot Pérez y Marco Antonio Pérez, arrestados el lunes en la misma operación antidrogas, son empleados de la Comisión Nacional del Agua de México.

En el operativo en Ciudad del Carmen fue apresado el venezolano Miguel Vázquez Guerra, identificado por los fiscales mexicanos como el copiloto del DC-9. El piloto, cuya nacionalidad no se precisó, huyó del aeropuerto de Ciudad del Carmen.

Ante todo este estado de las cosas, lo único que atina a decir el encargado de negocios de la Embajada de Venezuela en México, Nestor González Pacheco, es que el gobierno de Venezuela no tiene ninguna relación con la campaña electoral de Andrés Manuel López Obrador. No tiene según él nada qué ver, pero, como siempre, ha de introducirse donde no le corresponde, y vuelve a interferir en el proceso mexicano declarando con toda impunidad que Felipe Calderón, el candidato del PAN, está diciendo “mentiras desesperadas”.

Las palabras de Néstor González Pacheco son la actualización de la guerrita entre el gobierno de México y el de Chávez. "No hay ninguna frase que permita decir que tenemos lazos con el candidato López Obrador –dijo a la prensa mexicana-. No hay ninguna grabación, foto o conversación que vaya en ese sentido", afirmó González, máximo representante diplomático de Caracas en México tras el retiro de embajadores.

¿Grabación, foto, conversación? Claro que hay todo eso. Y más. Sus palabras son suficiente prueba de injerencia, y están grabadas. Nadie sabe qué hace un encargado de negocios acusando a un candidato de mentiroso. Yo propongo que se expulse del pais también a Néstor González Pacheco. Porque es un abuso lo que hace. No tiene ningún derecho de hacer senalamientos de carácter político aquí. Nuestro gobierno no debe permitirlo de ningún modo. Si en otros países es normal que Chávez interfiera, en México esto es inaceptable. Si Ollanta Humala le acepta dádivas, allá él. Pero nosotros no somos iguales. No necesitamos de apoyos chavistas-bolivarianos, ni de falsas revoluciones que transformen en millonarios a sus líderes a costa de la explotación de la bondad de la gente sin recursos que deposita su confianza en estos redentores ambiciosos que usan las ideologías como opio.

Néstor González debe salir del país. No está aquí para hacer lo que está haciendo. Quiere ponerse en medio, como siempre, del ojo del huracán electoral mexicano. Y a esto hay que sumar la insistencia chavista en operar a 90 indígenas mayas de los ojos, llevándolos todo pagado a Venezuela. Bueno, la respuesta del gobierno federal mexicano fue haber operado ya a 21 de ellos. Porque todos estaban programados para viajar a principios de abril, pero la burocracia bolivariana chavista no pudo resolver los trámites necesarios y no cuajó la humanitaria ayuda, tan desinteresada, tan poco propagandística, tan limpia y pura, como todo lo que hace el líder Chávez.

Néstor González debe irse. Ha ocupado el lugar que dejó el hiperactivo chavista Vladimir Villegas, antes embajador venezolano aquí. Pero al paso que vamos, ya lo va sobrepasando con tanta operación, con tantos problemas. Y le quiero decir una cosa, de despedida, al encargado de negocios: no sé qué negocios piensa que debe hacer, pero por lo visto su principal negocio es estar metiendo ruido en las elecciones mexicanas y apoyar grupos bolivarianos que según él no existen. Bueno, pues sí existen y ahora además, al estilo de López Obrador, se dicen víctimas de un complot. Aquí una prueba (resumida) hallada en esta dirección web. Firmada el 13 de marzo 2006 por la “Coordinadora continental Bolivariana, Capítulo México”, en un pronunciamiento se acusa a varios periodistas, entre ellos a mí, de haber orquestado una operación en su contra, desde el pasado martes 7 de marzo del presente año. El apartado dos así lo confirma:

”Esta campaña tiene antecedentes en varios artículos publicados hace algunos meses en periódicos y revistas de circulación nacional, firmados por Raúl Tortolero, Raymundo Riva Palacio y Carlos Ramírez, personajes conocidos en México por carecer de la más elemental ética periodística y por sus vínculos con los sectores más reaccionarios y mafiosos de la sociedad”.

Si en esto no tiene nada qué ver la embajada de Venezuela, juro que sería un milagro, pero no soy tan ingenuo. También aparece la firma de los siguientes agentes bolivarianos- chavistas: “Centro de Documentación y Difusión “Libertador Simón Bolívar”, Cátedra “Libertador Simón Bolívar”, de la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM y links a otros web sites de las siguientes organizaciones, de lo cual se puede deducir el obvio apoyo, solidaridad o amistad entre éstas y la Coordinadora continental Bolivariana, Capítulo México: FARC-EP, Colombia,MRTA-Perú, y partido comunista de la Argentina, entre otros. Por todo esto, debe irse Néstor González. Y mientras más pronto, mejor.



send this article to a friend >>
placeholder
Loading


Keep Vcrisis Online






top | printer friendly version | contact the webmaster J.B. | disclaimer
placeholder
placeholder