placeholder
header

home | Archive | analysis | videos | data | weblog

placeholder
news in other languages:
placeholder
Editorials in English
fr
Editorials in Spanish
esp
Editorials in Italian
ita
Editorials in German
de

placeholder

Los resultados de PDVSA - Otro tiro de salva

Por Luis A. Pacheco | Petroleumworld.com

03.08.05 | Después de mas de 12 meses de promesas incumplidas, Petróleos de Venezuela, S.A., la empresa estatal petrolera, finalmente le presentó a la Nación los resultados financieros de la gestión del año 2003, o al menos eso fue lo que la persona designada por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela para dirigir esa empresa nos quiso hacer creer el 26 de Julio del presente año, cuando se dirigió a la prensa en sus oficinas de La Campiña en la capital venezolana.

Uno esperaba que, dada la importancia que se le había asignado a tan ansiado evento, el solo anuncio hubiese opacado cualquier otra noticia del mes, o al menos de esa semana, y que a continuación se hubiesen disparado una serie de sesudos análisis desde ambos lados de la barrera política, seguido de alguna larga homilía en el programa televisivo que los domingos unge lo que es y lo que no es importante para el régimen.

Como espectadores interesados nos regodeábamos ante la expectativa de leer las explicaciones técnicas y los profundos análisis financieros y estratégicos, que producto de largos meses de trabajo, las mentes monásticas que aun sobreviven en los pasillos de la sede de la petrolera, asistidas por una de las mas reputadas firmas internacionales de auditoria y sus adlatares criollos (KPMG), nos presentarían.

Sin embargo, no hubo de ser. La rueda de prensa del Sr. Ministro fue escueta y escasa en información. Después de ser noticia por unas horas en la prensa capitalina y de algunos comentarios en los medios audiovisuales habituales, seguido de una publicidad a página completa en la prensa nacional, el hecho noticioso se desvaneció en el aire de la perenne intrascendencia que agobia al país.

Los deslizamientos de tierra, las elecciones parroquiales y las ahora siempre presentes flagelaciones por parte del Presidente a su Ministro de Habitat y Vivienda, arroparon el poco interés que el país sigue demostrando en su principal industria.

Pero, ¿que dijo el Sr. Ministro y ahora Presidente de PDVSA acerca de la gestión de su mentor, entonces responsable por PDVSA, y ahora Canciller de la República Bolivariana de Venezuela? En una frase: muy poco o casi nada. Sin embargo, vale la pena detenernos en lo poco que se dijo y en lo mucho que no dijo.

El libreto es ya harto conocido y gira alrededor de dos grupos: los héroes y los villanos. Demás está decir que el rol de héroes es asignado naturalmente a todos aquellos que hoy tienen el infortunio de trabajar en PDVSA, y los villanos son todos aquellos que PDVSA y su actual gerencia decidió expulsar de su seno durante los episodios del 2002 y 2003, y que aún ausentes siguen siendo estigmatizados y responsabilizados por hechos y situaciones que fueron y siguen siendo claramente la responsabilidad, aceptada por lo demás públicamente por el Jefe de Estado, de las acciones del alto gobierno. Para darle al lector un sabor del marcado sesgo político de las supuestas “cuentas claras”, valga solo mencionar que la frase “saboteo petrolero” es utilizada 9 veces en el libreto que leyó el Sr. Ministro y 11 en el aviso de prensa (www.pdvsa.com).

El documento de PDVSA dice: “Esta asamblea es la continuación de la asamblea ordinaria de accionistas iniciada el 23 de marzo de 2004, la cual no pudo considerar todos los puntos objeto de la convocatoria en virtud del sabotaje petrolero ocurrido entre el mes de diciembre de 2002 y el primer trimestre de 2003 que trajo, entre otras consecuencias, la imposibilidad de obtener, estructurar y auditar oportunamente la información correspondiente a las actividades operacionales y a los aspectos financieros de la empresa”.

Esto debe en verdad leerse como: Las acciones de despedir a la médula gerencial, técnica y operacional de la empresa como resultado de la purga política llevada a cabo entre el mes de diciembre de 2002 y el primer trimestre de 2003, impidieron y siguen impidiendo que esta pueda funcionar como una empresa debiese funcionar.

¿Es que nuestra memoria es tan corta que se nos ha olvidado como las acciones del gobierno convirtieron un paro de un día en una catástrofe nacional, sin que hubiese la menor voluntad de restablecer la normalidad perdida? Solo los auditores de la historia podrán contestar esa pregunta.

Los asesores del Sr. Ministro se atreven a asignarle cifras a su argumento. En el comunicado de la prensa se pretende convencernos de que la diferencia de volumen de ventas entre el año 2001 (año definido como “normal” con ventas de 1.026,3 millones de barriles) y los volúmenes de venta en los años 2002, 2003 y 2004, son atribuibles a las acciones de los trabajadores despedidos. En adición a lo ya ha argumentado acerca del verdadero responsable de la minusvalía de la industria petrolera, alguien le debería hacer saber al Sr. Ministro que el último año verdaderamente ”normal” de PDVSA fue el año 1998, cuando las ventas de la corporación fueron del orden de 1.295 millones de barriles. De ahí en adelante PDVSA, siguiendo instrucciones del MEM/MEP ha venido reduciendo su actividad productiva y sus ventas de una manera constante.

¿Será que el Sr. Ministro no tuvo tiempo de atisbar que el argumento de sus asesores igualmente lo responsabiliza a él y sus predecesores por los volúmenes perdidos desde 1998 por seguir la política de cuotas diseñada por su ministerio? ¿O será que la lógica revolucionaria es la llamada del embudo?

Pero más allá de este tan falaz y peligroso libreto que los asesores del Ministro le incitan a recitar, debemos también prestar atención a lo sustantivo. Se pretende que dos simples láminas de “Powerpoint”, y un comunicado de prensa, sean documentación suficiente para describir las andanzas de aquellos que administran una corporación que tuvo ventas, si hay que darle crédito a las cifras presentadas, de 46.589 millones de dólares de los Estados Unidos de América, y costos y gastos de 41.988 millones de dólares de los Estados Unidos de América.

¿Cuánto se produjo y donde? ¿De crudo? ¿De gas? ¿Quién lo produjo? ¿Cuántos pozos se perforaron? ¿Cuántos se repararon? ¿Dónde están las bases de datos de los yacimientos? ¿Cuánto se refinó? ¿Dónde están las cuentas de las ventas por exportación? ¿Dónde están las cuentas de las ventas al mercado interno? ¿Cuáles son los pasivos laborales? ¿Cuáles son los pasivos judiciales? ¿Cuáles son los pasivos ambientales? ¿Cuáles son los daños a los yacimientos? ¿En que se invirtió? ¿Qué paso con Orimulsion? ¿Qué paso en la petroquímica? ¿Dónde está el reporte de KPMG?

Estas preguntas y muchas más esperan a que los reales estados financieros sean publicados y así poder analizar los comentarios que KPMG, auditores de PDVSA, en sano profesionalismo le habrán anexado a dichos estados financieros. Mientras tanto seguimos a la espera de que el MEP/PDVSA rinda cuentas. “Las filminas” del Sr. Ministro y sus asesores no son sino tiros de salva.

Me preguntó que pensará el tan minucioso Superintendente del SENIAT de estas cuentas de la “PDVSA de Todos”.

Luis Pacheco, Ph. D., ex Director ejecutivo de Planificación de Petróleos de Venezuela y ex Director de Bitor. (pachecola@cantv.net).



send this article to a friend >>
placeholder
Loading


Keep Vcrisis Online






top | printer friendly version | contact the webmaster J.B. | disclaimer
placeholder
placeholder