placeholder
header

home | Archive | analysis | videos | data | weblog

placeholder
news in other languages:
placeholder
Editorials in English
fr
Editorials in Spanish
esp
Editorials in Italian
ita
Editorials in German
de

placeholder

Hugo Chavez: Dictador De facto?

Por Oscar Medina, El Universal

Controla poderes e instituciones y no quiere contarse. Y viola los DDHH, la Constitución y las leyes. ¿A qué se parece esto? Falta que hable la OEA... Con eso calentaron el brazo. Hicieron sus pruebas. Sanguinario laboratorio que suma 12 muertos, unos 7 desaparecidos y más de 1.700 heridos. Y rápidamente las estructuras del poder político montan su utilería, dan los brochazos de barniz legalista con los que cubren todas sus acciones: apenas una cáscara de legalidad que servirá para `demostrar´ que la violencia es un invento de la oposición, que la Guardia Nacional no dio ni un peinillazo de más, que seguramente los asesinos no son ellos ni sus bandas paramilitares, sino quizás la PM, las cámaras de la televisión, quizás las policías municipales e incluso hasta podría ser usted mismo, usted que firmó contra el líder.

La sombra de una dictadura adaptada a los nuevos tiempos planea como una posibilidad cierta. Y el referendo revocatorio ya parece un zombie.

Los operadores del chavismo en el Consejo Nacional Electoral hicieron su trabajo: cumplieron la orden de cerrar la puerta del revocatorio. Los rectores opositores apenas, en el mejor de los casos, salvaron sus votos o abrieron la boca cuando ya era tarde. El Comando Ayacucho y el Tribunal Supremo se encargarán del resto. Y hasta la propia oposición estaría hundiendo la daga. ¿Qué nos espera?

Yin y yan

Hace meses que se especula sobre la formación de dos bloques que fracturan a la coalición opositora. Y conocedores de la situación aclaran, desde el off the record, que la división es un hecho a punto de hacerse público. La escisión es tan singular como lo es la propia Coordinadora Democrática. Es una suerte de yin y yan: un ala de centroderecha con un punto negro de centroizquierda. Y otra de centroizquierda con su punto blanco de centroderecha. Si bien todos dicen defender a ultranza el revocatorio, cada quien entiende a su manera la existencia de este zombie. Unos advierten que negociar el proceso de reparos es la mejor y más razonable forma de inyectar vida al revocatorio agotando el cauce democrático. Y otros sostienen que no hay que negociar con un ente fraudulento lo que es un derecho escamoteado con argucias leguleyas y `tramparencia´.

Y he aquí el detalle detrás de esas posiciones: informantes aclaran que los partidos tradicionales `defensores de la negociación´ asumen en conciliábulo el deceso del revocatorio y afinan una estrategia signada por el apetito electoral que despierta la proximidad de las elecciones municipales y regionales, pero salivando especialmente por las presidenciales en 2006. Otras fuentes lanzan las suspicacias hacia el lado contrario: detrás del férreo rechazo a los reparos se esconde el interés por las futuras elecciones. Pero, ¿habrá comicios con el chavismo reforzado en el poder?

El otro bloque ha asomado la acusación pero no termina de apuntar con el dedo. Julio Borges, Andrés Velásquez, Rafael Alfonzo y Eduardo Lapi han declarado su rechazo frontal al dudoso proceso de reparos y el apego a los criterios propuestos por la OEA y el Centro Carter, señalando además que factores dentro de la Coordinadora estarían jugando a implosionar la coalición.

Henrique Salas Romer atizó el fuego de la intransigencia ante los reparos. Ha dicho que la oposición debería rechazar ese mecanismo exigiendo al CNE rectificar al respecto y advirtió sobre intenciones ocultas: `Uno tiene la impresión de que hay factores de la oposición que juegan con el Gobierno al diferimiento del proceso. Factores que no deslegitiman, pero que lo hacen con un lenguaje muy fuerte hacia afuera, pero por debajo de cuerda pudieran estar haciendo concesiones. Esto no pasa de ser un truco para negociar algo innegociable y poner a salvo al Gobierno de ser ilegitimado por la OEA. Según la OEA, si nos mantenemos firmes el Consejo Permanente tomará distancia, deslegitimará al CNE y al régimen por impedir la voluntad popular´, declaró a El Universal.

Y casi dijo nombres: `Hay evidencias de que factores de oposición tratan de alargar las cosas para que sólo ocurran las elecciones regionales y en 2006 vayamos a elecciones. También hay intereses económicos que están en este mismo juego, porque están ganando demasiado dinero. Cada quien tiene derecho a defender lo suyo, lo que no tienen es derecho a negociar los derechos de los demás´.

El informe, el informe

El comentario de Salas Romer dibuja con precisión la estrategia: desnudar al gobierno de Hugo Chávez ante la comunidad internacional dejándolo sin su barniz de legalidad. ¿Y cuál es el solvente que diluirá ese barniz? El muy esperado informe de la misión de la OEA, del que se habla como el gran libro de las revelaciones que pondrá al descubierto la maraña de trampas tejida en el CNE. Nadie podría decir que ha visto ese texto. Pero fuentes que aseguran tener contactos de alto nivel _y es opinión generalizada_ señalan que será demoledor. Y las cosas se precipitarán hacia un escenario en el cual el chavismo tendría que optar entre afincarse en su inocultable vocación autoritaria o aceptar la consulta validando las firmas.

Y es aquí donde el fantasma de la dictadura hace sonar sus cadenas. Pese al pequeño show montado por el Presidente ante los diplomáticos acreditados en el país, pese a la campaña para escurrir el bulto a la responsabilidad de muertos, heridos y torturados, pese al muy cubano tratamiento de `delincuentes comunes´ que se aplica a los presos políticos y con todo y el bizarro espectáculo del otrora comandante gato discurseando contra la violencia, ha quedado en evidencia cómo es que el gobierno chavista está dispuesto a proceder contra el adversario.

La presión internacional como factor determinante es lo que está en juego. Ya son muchos los llamados que vienen de Estados Unidos. Llovieron las advertencias de múltiples organismos que velan por el respeto a los derechos humanos en todo el mundo. Del seno de la OEA y la ONU también se escucharon peticiones de respeto a las maneras democráticas. Y esta misma semana el Parlamento Europeo solicitó al CNE que `acepte y adopte sin dilación´ las sugerencias del informe preliminar de la OEA y el Centro Carter en cuanto al procedimiento de verificación de firmas. Tanto el desmán represor como el aplanador empeño en no ir al conteo revocatorio _pasando incluso por encima de principios fundamentales del Derecho_ terminan añadiendo otra óptica a la perspectiva que se tiene desde afuera.

La proyección que se hace en ciertos sectores de la oposición es que presentado el informe de la OEA y formalizada la denuncia de fraude introducida por la Coordinadora con su propio dossier de los hechos, arreciaría la presión foránea hasta el punto de la posible aplicación de la famosa Carta Democrática, siguiendo un poco el esquema Fujimori.

Quienes suspiran por la llegada de los marines o de los cascos azules pueden dejar de perder el tiempo. Este camino que se plantea quizás lleve al país a una situación de aislamiento y seguramente empujará a Hugo Chávez a profundizar su matrimonio con el dictador de La Habana _el gran estratega_ y a utilizar aun más su mecanismo de control de las instituciones y hasta sus propias `instituciones paralelas´ para apretar las tuercas del autoritarismo contra el enemigo. Pero el fraude electoral y las violaciones a los derechos humanos y a la propia Constitución ya habrían deslegitimado a este gobierno y la oposición a su vez podría apelar a otros esquemas de lucha invocando el artículo 350 de la Constitución. Y por esta larga ruta no hay salida sin violencia.

Algo queda

Del lado de quienes defienden la negociación `hasta con el diablo´ para lograr el referendo, aún hay optimismo. Para Nelson Rampersad, diputado del MAS afanado en la defensa del revocatorio, hay que hacer otras consideraciones más allá de la intransigencia: `Este no es un régimen legal, pero hay que insistir en todos los resquicios de la legalidad. Aquí estamos trabajando por lograr el referendo, por lograr condiciones materiales idóneas si es que hay que ir a reparos. Ese concepto de las planas en el CNE es una decisión dura, no la van a cambiar. Y por eso en lugar de hacer ese reclamo en el CNE se ha presentado el recurso en el TSJ. Pero eso no impide que sigas construyendo la viabilidad del revocatorio. Si no se logran esas condiciones satisfactorias, habrá concluido ese capítulo, pero eso no agota la vía electoral´.

Rampersad le sale al paso a las insinuaciones de que estén negociando sólo para llegar a los comicios regionales. En su concepción, esas elecciones configurarían otra fase de la pelea aún dentro del cauce democrático: `Las regionales no hay que abandonarlas porque esas elecciones se convertirían en el sucedáneo del referendo. Cada triunfo de un candidato opositor será un triunfo sobre el régimen. No creo que la gente se desentienda de esto y vaya a dejar a Chávez acumular más poder, porque estando allí afianzaría su neocastrismo. Las regionales son otro capítulo de la vía legal´.

Y surge un tercero: `Dos tercios de los alcaldes del país pueden convocar a una Asamblea Nacional Constituyente. De manera que unos 215 alcaldes en un Cabildo pueden hacerlo y desmontar todo esto. Y además, hay que imaginar cómo cambiaría el gobierno de Chávez si pierde 80 o 90% de las gobernaciones y alcaldías. Lo importante es no detener la lucha. Un régimen de esta naturaleza lo que pretende es doblegarte, matarte el alma. Hay que mantener la resistencia. Este todavía no es un régimen absolutamente cerrado´. ¿Y el 350? `Ese es un problema de fuerza y razón. Aplicar el 350 de manera efectiva significa paralizar los servicios, hacer una huelga general de verdad, no pagar impuestos, que todas las instituciones y gremios le exijan al Presidente que se vaya. Y que también lo haga el Alto Mando Militar. Quienes pregonan el 350 deberían decirle al país si todo eso puede materializarse. O si es que ellos tienen otro sistema que funcione para contraponerlo al sistema electoral. No podemos seguir apelando tanto a la emotividad´.

Al final, la muerte definitiva del revocatorio y las previsibles zancadillas a cualquier paso democrático terminarán conduciendo a lo mismo que otros prefieren precipitar: quitar el ropaje legal a un régimen que se asfixia dentro de la justa tela del Derecho.

ommedina@eluniversal.com



send this article to a friend >>
placeholder
Loading


Keep Vcrisis Online






top | printer friendly version | contact the webmaster J.B. | disclaimer
placeholder
placeholder