placeholder
header

home | Archive | analysis | videos | data | weblog

placeholder
news in other languages:
placeholder
Editorials in English
fr
Editorials in Spanish
esp
Editorials in Italian
ita
Editorials in German
de

placeholder

Teodoro Petkoff en La Habana

Por Carlos Gutiérrez F.

Publicado originalmente en Webarticulista.net el martes 18 de Abril, 2006 | Un extraño vacío signa el regreso de Teodoro Petkoff desde Santiago de Chile, adonde asistiera a la asunción del mando de la socialista Michelle Bachelet financiado por la Friedrich Ebert Stiftung, la fundación internacional del Partido Socialista Alemán dirigida en Caracas por Kurt-Peter Schütt y coordinada con el teodorismo por el internacionalista y diplomático Demetrio Boersner. Se sabía de su viaje previo a Corea, exquisito refugio bancario de la izquierda chavista o proto chavista. Pero luego de hacer lobby con la concertación chilena desaparece de los radares y vuelve a Caracas desde “terra ignota”. Informantes uniformados con acceso a esos sofisticados implementos de navegación y seguimiento a rutas clandestinas datean al halcón con una información candente y de alta peligrosidad: luego de encontrarse con sus amigos de “la nueva izquierda” – españoles, alemanes y latinoamericanos – Petkoff fue a un cónclave secreto con el gurú de “la vieja izquierda”: nada más y nada menos que el propio Fidel Castro, en su guarida habanera. Hasta Rancho Boyeros, el principal aeropuerto cubano, habría llegado en un jet privado facilitado por uno de sus amigos empresarios “de la nueva izquierda”, probablemente Parsifal de Sola.

¿Qué se le está perdiendo al catire que debió ir a buscarlo al Palacio de la Revolución? Según fuentes uniformadas de la más alta credibilidad vinculados a los aparatos de contrainteligencia de la oposición dura, Castro sería el factotum de esa campaña presidencial de Petkoff, tras el sublime objetivo de presentarle a Chávez un antagonista, así sea de anime, al estilo de Francisco Arias Cárdenas en el 2000 – amigo y camarada entrañable de Petkoff desde los tiempos del PAMI. Petkoff jugaría así el papel de Arias Cárdenas versión 2006. Con un solo objetivo: permitir las elecciones presidenciales y obtener la representación de un porcentaje opositor que le permita sentarse a la diestra del caudillo. Una suerte de vice honorario que garantice ciertos espacios y permita una extraordinaria operación Lampedusa: cambiar algo para que no cambie nada. A cambio: Chávez relegitimado formalmente y la triangulación petrolera con Cuba viento en popa.

Es aquí que aparece la tan mentada lista de Patricia Poleo, filtrada por los aparatos de contra información cubana por ordenes de la secretaría América – luego de la muerte de Barbarroja Piñeiro en manos de “Gary” – a través de sus infiltrados en Miami. Es una lista pergeñada por Petkoff y Fidel, en la que en medio de precipitados afanes cuelan a personalidades como Ernesto Alvarenga y Julio Sosa, militantes de Alianza Popular absolutamente contrarios a dicha candidatura. El halcón me está verificando la pertinencia de nombres como el de Luis Miquilena y otros asomados en dicho extraño listado. De Pancho Layrisse y Fernando Egaña, no caben dudas: sirven al juego. De la mal llamada “izquierda democrática” y del grupete de Bandera Roja tampoco. Y de muchos que allí no aparecen, pero están. Lo cierto es que “Gary el jefe”, quien se mueve por Caracas como Pedro por su casa, tiene a todos sus agentes haciendo lobby por montarle a Chávez la gran contrafigura en la candidatura de Teodoro Petkoff. Visitan a diario grandes emporios empresariales, incluso mediáticos, con el fin de conseguirle respaldo y sostén al candidato del castrismo.

¿Qué lleva a los cubanos a convertirse en los grandes promotores del Catire? El temor a una debacle abstencionista en diciembre, que genere las condiciones para una gigantesca crisis de gobernabilidad que empuje definitivamente a Chávez a su propio abismo. De Miraflores al infierno. Puesto que José Vicente Rangel perdió toda credibilidad, el asunto debe ser manejado al más alto nivel vía La Habana. Y dadas las condiciones internacionales y el endurecimiento de las posturas del Pentágono hacia Caracas, una profunda crisis interna con el aislamiento internacional y la dureza de los Estados Unidos, el futuro para Chávez, para Castro y sendas “revoluciones” sería de pronóstico reservado. Incluso, agentes travestidos de diplomáticos como el cubano Rafael Hidalgo, encargado político de la embajada cubana en Caracas, no cesan de plantear el temor de un “Noriegazo”. Las 5 toneladas y media de cocaína incautada en México y proveniente de Venezuela muestran que al terrorismo de las guerrillas colombianas, al uranio enriquecido, a los misiles norcoreanos de un alcance de más de tres mil kilómetros entrados al país bajo la covertura de material especial de PDVSA y que podrían poner a La Florida en la mira de un ataque misilístico de graves consecuencias mundiales, comienza a sumarse una sólida plataforma de terrorismo y narcotráfico que tendría a Miraflores como centro estratégico y operativo. Tanto o más peligroso para la paz mundial que el que operaba desde Bagdad con Sadam Hussein o desde Panamá con el general Manuel Antonio Noriega.

De allí el lobby: viejos políticos como Enrique Mendoza, auxiliares menores como Alberto López Oliver o Enrique Naime, empresarios mediáticos y fablistanes de alto vuelo de cuyo nombre el halcón prefiere olvidarse comienzan a ser cooptados por el aparato cubano para montar “La Zarzuela del Catire. ¿Será posible?

La sociedad civil y la nueva oposición venezolana tienen la palabra.



send this article to a friend >>
placeholder
Loading


Keep Vcrisis Online






top | printer friendly version | contact the webmaster J.B. | disclaimer
placeholder
placeholder