placeholder
header

home | Archive | analysis | videos | data | weblog

placeholder
news in other languages:
placeholder
Editorials in English
fr
Editorials in Spanish
esp
Editorials in Italian
ita
Editorials in German
de

placeholder

Teodoro Petkoff: Así es el truco de las morochas

Tomado de | Tal Cual

Originalmente publicado el MARTES 18 de Octubre de 2005 | Hemos encontrado muchísima gente que no entiende el sistema electoral venezolano y, por lo mismo, tampoco comprende cómo funciona el truco de las morochas. Lo peor es que tampoco se preocupa por conocerlo. Después, estos despreocupados no saben por dónde fue que les metieron chuzo.

Es muy importante, entonces, hacer el mínimo esfuerzo de entender de qué se trata, cosa que, por cierto, no exige conocer la Teoría de la Relatividad.

Las elecciones en Venezuela se rigen por el llamado “sistema mixto alemán”. Esto significa que un partido postula la mitad de sus candidatos en una lista con sus nombres y la otra mitad la postula en circuitos electorales, en cada uno de los cuales se eligen entre 1 y 3 diputados. El elector vota, por un lado, por la lista completa, y por el otro escoge, por sus nombres, el o los candidatos de su circuito. En El Valle, por ejemplo, el elector vota por la lista completa de los candidatos del partido de su preferencia del Distrito Capital y, además, vota por el candidato nominal de su preferencia en ese circuito. A la hora del escrutinio, se cuentan los votos “por lista”, que, supongamos, dan al partido XXX para elegir 10 diputados, y a su vez se cuentan los votos en los circuitos. Si ese mismo partido gana en 5 circuitos, obteniendo 5 diputados, se “sacan” 5 de la “lista” y son sustituidos por los 5 de los circuitos.

De manera que el partido XXX tiene sus 10 diputados (5 de la lista y 5 de los circuitos).

¿Cuál es el truco de las morochas? Que el partido XXX se desdobla en otro, un “morocho”, ZZZ, y postula con el membrete XXX los candidatos “por lista” y con el membrete ZZZ en los circuitos.

Es el mismo partido, con dos nombres. En este caso, los que saca (por ejemplo, 5) en los circuitos, no se “descuentan” de los 10 (en nuestro ejemplo) de la lista, sino que se le suman. El partido XXX, enmorochado con el ZZZ, saca entonces 15 diputados en lugar de los 10 que le tocaban de acuerdo con la proporción de votos que obtuvo en el “voto lista”, que es el que indica cuántos diputados le corresponden al partido XXX según la proporción de votos que sacó. Esa proporción entre votos y cargos configura el principio constitucional de la representación proporcional. La Constitución dice que cada partido debe obtener un número de diputados más o menos proporcional (siempre hay una pequeña variación) a su porcentaje de votos, de modo que el Parlamento (o cualquier cuerpo colegiado) represente la correlación de fuerzas realmente existente en el electorado.

El truco de las morochas anula ese principio y le da al partido más grande, que por lo general es el que gana más circuitos nominales, una presencia en los cargos mucho mayor que la que le correspondería según su porcentaje de votos. Por ejemplo, en las elecciones municipales recientes, la morocha MVR-UVE, con el 30% de los votos, obtuvo el 64% de los concejales. Sumó a los que obtuvo por lista, los que ganó nominalmente. Si no hubiera existido el enmorochamiento, a los de la lista se les habrían descontado los que ganó nominalmente. Con el truco, unos y otros se sumaron.

Es sobre esto que debe resolver el TSJ. La Constitución es muy clara a este respecto, al igual que la Ley del Sufragio, que de acuerdo con tres sentencias de la propia Sala Constitucional, está vigente.



send this article to a friend >>
placeholder
Loading


Keep Vcrisis Online






top | printer friendly version | contact the webmaster J.B. | disclaimer
placeholder
placeholder