placeholder
header

home | Archive | analysis | videos | data | weblog

placeholder
news in other languages:
placeholder
Editorials in English
fr
Editorials in Spanish
esp
Editorials in Italian
ita
Editorials in German
de

placeholder

Venezuela: El candidato y su Plan.

Por Ismael Pérez Vigil, tomado del Gusano de Luz

Dos temas, arduamente debatidos pero aun de manera semi subterránea en la oposición, que es preciso sacar a la luz y ventilarlos, como se ventiló el tema de si se debía o no, asistir a los reparos. Claro que no pretendo agotarlo, ni me atribuyo el merito de abrirlo; solo el ponerlo una vez más en perspectiva.

Según algunos políticos y analistas, se hace imprescindible que se defina el candidato de la oposición que enfrentará a Chávez Frías, sí este es revocado el 15 de agosto. Siguiendo una forma clásica del discurso político y muchas presiones externas, de quienes ven a la política desde afuera, desde la distancia o desde el pasado, aseguran —sin mostrar mayores pruebas, referencias y argumentos— que es imprescindible que se proponga un candidato al electorado como alternativa para reemplazar al actual Presidente. El pueblo, dicen, necesita una referencia, un término de comparación y aseguran que esto reforzaría la opción de revocar al actual mandatario.

Otros, por el contrario, aseguran —aseguramos— que la estrategia seleccionada por la oposición, de enfrentar a Chávez Frías contra si mismo, es la estrategia adecuada, para esta etapa del proceso. Chávez Frías, debe ser confrontado con su obra de Gobierno. Con las expectativas que generó. Con sus propias promesas implícitas y explicitas de cambio profundo. Con su forma de conducir la política; enfrentarlo al fantasma de los odios que ha sembrado durante estos cinco años.

La necesidad de un candidato —que naturalmente siempre viene acompañado de un programa, sobre el que volveremos más adelante— es la estrategia de dos sectores, con aspiraciones muy distintas. Por una parte —naturalmente— de los que en el terreno de la oposición quieren ser los candidatos a reemplazarlo o de quienes aspiran a que sea su candidato. Y por la otra, es la estrategia que el Gobierno esta desplegando para defender a su propio candidato candidato. Estas dos posiciones se basan en dos premisas que se asumen como validas y que no necesariamente lo son. La primera es una vieja receta política, resabio de las montoneras del hace más de un siglo, y que en nuestro país persistieron hasta bien entrado el siglo XX —y que en muchos lugares aun persiste— que afirma que es necesario un líder, que encarne las aspiraciones de la posición y que pueda proponerse como alternativa al pueblo. La segunda premisa es ese pueblo pide un “mensaje”, un plan, una propuesta de Gobierno para la transición, que se pueda ofrecer también al electorado “chavista”.

Este tema del liderazgo se debe discutir a fondo y no de la manera superficial como se ha venido haciendo, donde la pauta la marcan, por un lado, el Gobierno, que tiene —como hemos dicho— un líder “caudillesco” del siglo 19; y por el otro lado, algunos sectores y lideres de la oposición, que tienen el mismo concepto de liderazgo y que por una deformación del proceso de descentralización, se han convertido en reyezuelos locales, que aspiran a expandir sus pequeños imperios.

Algunos pensamos que decir que se necesita otro Chávez Frías para salir de este, es seguir partiendo del concepto que los países latinoamericanos no somos capaces de superar el liderazgo mesiánico. Creo que ya es hora de romper con ese mesianismo. Por supuesto la tarea no es fácil, pero nos debemos ir acostumbrando a que estamos maduros para otro tipo de liderazgo, más descentralizado, más institucionalizado. Un liderazgo en el cual deben ser las reglas las que finalmente se impongan; por supuesto llevadas adelante por "hombres" o "lideres", "probos", —que deliberadamente colocan entre comillas y plural—con una moralidad y ética a toda prueba y que si fallan, se encuentren una sociedad dispuesta a enjuiciarlos de inmediato y con la capacidad para ello.

Con respecto al “mensaje”, al plan para la transición, sería bueno reflexionar algo que suena a barbaridad en la oposición, tal como está el país: Lo importante es derrotar electoralmente a Chávez Frías y no tanto tener un plan coherente, acabado, final, definitivo; que además, dada la diversidad, heterogeneidad y variedad de la oposición, a lo mejor no es posible —ni deseable— definirlo en este momento. Es más, de algo como la Coordinadora Democrática, en donde participan social demócratas y demócrata cristianos, socialistas, liberales manchesterinanos, neo liberales, conservadores, etc. si sale un plan detallado, que sea coherente y compartido por todos, será tal mezcla sin sentido ni factibilidad, que puede que sea preferible que no se presente. Ojo, eso no quiere decir que no se discuta y no se debata. Mi inquietud se refiere solo a la necesidad de salir, ahora, con algún “plan”.

En vísperas de darse a conocer de manera oficial el denominado Plan Consenso País, a algunos les parece que es demasiado general y en ese caso, ¿Para que presentarlo?; pero, si hay consenso sobre él, en esta etapa, es preferible que se de a conocer, que sirva de referencia al debate y no empeñarse en un plan más detallado y compartido, que puede hacer que todo termine de estallar en miles de pedazos.

Naturalmente, algunos sugieren una estrategia, que puede ser muy valida, en términos pragmáticos: Concentrase en lo electoral, que es algo en lo que hay consenso, que es más objetivo y se mide de una manera muy fácil, en votos. De esta manera, se posponen temas espinoso, que en última instancia responde más a la estrategia que al Gobierno le gustaría que la oposición desarrollara.

Como alternativa, con respecto al candidato y al Plan —para no distraer la finalidad inmediata del RRP— que se definan solamente unas líneas maestras sobre ambos. Con respecto al candidato, sería importante limitarse a un solo punto: ¿Cómo seleccionar el candidato? Pero con un supuesto fundamental y es que si bien son varias las propuestas que se presentan para esta finalidad, pareciera que va a ser difícil evadir que se haga por algún mecanismo de “primarias”, que garanticen una participación lo más amplia posible. Por más que se argumente en contra de esta alternativa, aludiendo al poco tiempo del que se dispone, dudamos mucho que esa abstracción que es “la gente”, este dispuesta a aceptar algo diferente; y si bien “la gente” no tiene una expresión o una “representación” clara y con peso en una discusión política en la Coordinadora —al decir de los partidos— no es menos cierto que es allí donde están los votos y la capacidad de movilización y no seria políticamente sensato tentar la suerte.

Sobre el Plan, lo ya dicho: Que se definan unos principios orientadores y se deje al nivel del Plan Consenso País, que puede ser una base mínima sobre la que ya hay acuerdo. Pero lo más importante, lo que si es imprescindible, es poner por escrito las buenas intenciones en un Acuerdo —que algunos llaman de Gobernabilidad— para el Periodo de Transición, que es algo de lo que tanto se ha hablado y de lo que se conoce poco. Mucho se ha dicho de la falta de referentes políticos e institucionales de la sociedad venezolana y que ese —entre mucho males— es uno de los peores legados que nos dejaran estos seis años de Chávez Frías. El compromiso, y subrayo este término, compromiso, de poner por escrito, frente al país, las bases de un nuevo acuerdo, de un nuevo pacto, entre sociedad y partidos, es una manera de ir proporcionando esos referentes perdidos y buscar unas bases mínimas que permitan gobernar.

Es un tema muy complejo, lograrlo, pero lo que se aspira, dicho de la manera más simple, es ponerse de acuerdo entre los factores que disputaran legítimamente y naturalmente el poder —los partidos y los políticos— y que se comprometan entre ellos y frente a la sociedad civil, en un conjunto de puntos que son los que les permitirán medir la eficacia de su acción. Y la eficacia, como sabemos, junto con la legitimidad, son los dos pilares fundamentales de la gobernabilidad o capacidad para gobernar.



send this article to a friend >>
placeholder
Loading


Keep Vcrisis Online






top | printer friendly version | contact the webmaster J.B. | disclaimer
placeholder
placeholder